Corrincho o el disfrute con los ojos cerrados

No. No es que me dormí. Simplemente es una pausa en la lectura de "Calfucurá" durante el último Corrincho.

Jornada de magia junto a mis hermanos de Fiestorros. Que dan felicidad. Contagian. Inspiran. Como las anotaciones que, hechas en la última hoja del texto que mantengo entre las manos, se pueden ver en la foto -imagen gentileza de Mica Hernández-.

El boceto de una nueva historia que nació ahí. En la misma lectura. Alimentada por la hermandad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

No sólo glifosato: toda la cuenca del Paraná está contaminada con insecticidas y peligra la vida acuática

El glifosato produce cáncer: la Justicia condenó a Monsanto a pagar casi u$s300 millones en Estados Unidos por ocultar la toxicidad del herbicida

Por producir daño cerebral, la Justicia estadounidense saca de circulación al insecticida más usado en el agro argentino