Tierra en la Patagonia al precio de una cuota de gimnasio en Buenos Aires

Rara vez -de hecho, creo que nunca- vuelco en este espacio contenidos de la labor periodística que ejecuto a diario. Pero en el último tiempo vengo pensando que ya es hora de cambiar algunas cosas.

Sobre todo, para evitar ciertas sorpresas a las que uno arriba muchas veces de casualidad. El último caso tuvo lugar durante la primera semana de febrero.

¿Qué sucedió? Llevé a cabo y publiqué una investigación sobre la venta indiscriminada de tierras en zonas estratégicas de la Patagonia. Esto es, aquellas extensiones de territorio que se definen como zonas de frontera por cuestiones... obvias.

¿Qué dice mi investigación? Que en varios puntos de Santa Cruz, Chubut, Río Negro y Neuquén se ofrecen hectáreas a precios que parten de los 96 pesos la unidad. En dólares, alrededor de 24 la hectárea.

Los espacios que se ofrecen, en su mayoría, son terrenos fiscales, por lo que la responsabilidad de la comercialización recae en los gobiernos municipales y provinciales.

Además, conté el caso del empresario británico Joe Lewis, que además de controlar todos los accesos al lago Escondido (algo totalmente ilegal, aunque avalado por algunos funcionarios rionegrinos), construyó en Sierra Grande y con salida al mar Argentino una pista aérea superior a la del aeropuerto de Bariloche.

Dicha pista, aunque cuenta con el insólito aval del Ministerio de Defensa, fue denunciada por partidos como ARI y Sur por presuntos vuelos clandestinos a Malvinas.

La nota original, en este link: En zonas clave de la Patagonia las tierras se venden a precios más bajos que la cuota de un gimnasio

Hasta aquí, todo lo concretado por este servidor. Lo interesante llegó una semana después.

Un diario de la competencia no sólo copió y pegó el artículo. Sino que además lo hizo colocando mal la fuente -como suele suceder-, aunque la oleada de comentarios críticos terminó derivando en una corrección a medias.

Pero esto, que suele ser tan asquerosamente común en la práctica periodística argentina, derivó en algo más opaco: el diario utilizó mi investigación como disparador y argumento para criticar al gobierno nacional. Más específicamente, al fallecido ex presidente Néstor Kirchner.

De ahí que de un día para otro quien aquí escribe terminó siendo un furibundo crítico más de la gestión kirchnerista... sin siquiera saberlo.

Como sea, vale la pena la mención y la aclaración. El primer artículo que tomó como propio el diario en cuestión pueden verlo aquí: En la Patagonia, una hectárea cuesta menos que la cuota de un gym.

Y esta es la nota que, malintencionada y basada en mi investigación, dispara con la munición habitual al gobierno: La Patagonia, a remate: las compras de Kirchner y Lázaro Báez

A tener cuidado, muchachos. La delincuencia está dentro de casa, no afuera.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

No sólo glifosato: toda la cuenca del Paraná está contaminada con insecticidas y peligra la vida acuática

El glifosato produce cáncer: la Justicia condenó a Monsanto a pagar casi u$s300 millones en Estados Unidos por ocultar la toxicidad del herbicida

Por producir daño cerebral, la Justicia estadounidense saca de circulación al insecticida más usado en el agro argentino