De chofer a emir: el caso del intendente de Añelo, la "capital" de Vaca Muerta



Por Patricio Eleisegui
Twitter: @Eleisegui

A cargo de la municipalidad de Añelo desde 2011, Darío Díaz asumió sin saber que la localidad de hoy 6.000 habitantes se transformaría en la potencia petrolera del futuro. La realidad de un distrito de riqueza invaluable que hoy no alcanza a pagar sueldos. El proyecto para construir una nueva ciudad


“Soy un perito mercantil que, de repente, se encontró con que su pueblo es el corazón del petróleo del futuro. Y que ahora pasa semanas sin poder visitar a su mamá, que vive a un par de cuadras, porque se toma aviones a Estados Unidos para recorrer ciudades petroleras de las que no tenía idea”.

Del otro lado de la línea, Darío Díaz, aporta más detalles de su perfil: “Venía de ser chofer de una petrolera que hacía exploración, porque ganaba más manejando que haciendo trabajos administrativas, cuando hace dos años y pico surgieron la campañas y las elecciones. Gané y acá estoy, explicándole a mis hijos de 11, 8 y 2 años que tendremos que hacer una ciudad nueva porque el pueblo no da abasto”.

Quien habla en exclusiva con iProfesional no es otro más que el intendente de Añelo, la localidad de 6.000 habitantes que, enclavada en la meseta neuquina, desde hace poco más de seis meses vive un movimiento impensado por situarse sobre el epicentro de la nueva joya energética de la Argentina: Vaca Muerta.

A sus 37 años, Díaz inicia cada jornada laboral con el desafío de tener que gobernar el que va camino a ser el distrito más rico del país, pero también con la certeza de que, otra vez, cerrará el mes pidiendo ayuda económica al gobierno provincial para poder pagar el sueldo de 145 empleados municipales.

Recaudamos 1 millón de pesos mensuales para cubrir gastos por 1,5 millones. Confiamos en que, de la mano de todo lo que implica Vaca Muerta, tendremos las arcas municipales estabilizadas para el año 2015”, se conforma.

Esta contradicción entre la lluvia de millones que aportarán las empresas que extraerán el petróleo y gas no convencionales ocultos bajo Añelo, y la realidad de una localidad cuyo único jardín de infantes funciona en un edificio prestado, carece de hospital, y cuenta con apenas un puñado de calles asfaltadas, es lo que todavía le impide a Díaz hablar con euforia de lo que vendrá.

“Tenemos más desafíos para enfrentar que seguridades. Nos preocupa la falta de infraestructura local, que se prepare mano de obra calificada para los requerimientos de las empresas, y que los ejecutivos que hoy vienen a Añelo desde sus countries en Neuquén tengan opciones para vivir acá”, comenta.

Las preocupaciones de Díaz, según precisa el mismo intendente, tienen fecha de inicio: “Cuando hice la campaña en el 2011, nadie hablaba de esto. Si bien había comentarios sobre el no convencional, Vaca Muerta todavía no era un evento público. Con la estatización de YPF el tema empezó a circular”.

“Pero el cambio total fue hace 6 meses. Ni bien las empresas empezaron a instalarse, ahí se entendió que no había vuelta atrás”, expone Díaz, entre risas, desde la casa prefabricada que hace de municipalidad en ese espacio de la Patagonia.

Para dar una idea de la relevancia de la posición que ocupa Añelo, basta decir que la localidad se ubica sobre un reservorio de hidrocarburos que, de explotarse como se piensa, en las próximas décadas ubicará a la Argentina en el segundo lugar en el ranking mundial de poseedores de gas, sólo superado por China, y ubicado por encima de Estados Unidos, Canadá, México y Brasil.

“Pensar que hace un tiempo hablábamos de que Añelo es una zona libre de aftosa, de que estaba mejorando el cultivo de olivo o de la situación de las bodegas. Pensar que creíamos tener la experiencia suficiente en petróleo por estar a sólo 8 kilómetros del yacimiento Loma de la Lata. De repente un día llegan YPF, Chevron o Shell y el futuro te cambia por completo. No es una tarea fácil, pero trabajamos para estar más organizados”, dice.


Crecimiento acelerado
Desde hace seis meses, como bien lo señala Díaz, lo único que domina Añelo es el vértigo: todos los días, más de 1.000 camiones cargados con herramientas, agua, arena, recorren los poco más de 100 kilómetros que separan a la localidad de la ciudad de Neuquén.

En simultáneo, alrededor de 5.000 obreros en autos, colectivos y, también, camiones, llegan a diario a Añelo procedentes de la capital y de pueblos cercanos como Centenario, Cutral-Co, San Patricio Del Chañar, o Rincón de los Sauces para trabajar en los obradores ya instalados por las petroleras.

¿Cuáles son las compañías con presencia concreta en la localidad? Díaz no titubea: “YPF, Chevron, Shell, la estatal neuquina G&P, los franceses de Total, Petrobras, los alemanes de Wintershall. Antes estaba Apache, pero ahora todo eso forma parte de YPF. Ah, y también están los chinos, haciendo perforaciones con Sinopec”.

Para los próximos meses, según el intendente, se aguarda el desembarco concreto de Pan American Energy y Axxion, la ex Esso ahora también bajo control de los hermanos Carlos y Alejandro Bulgheroni.

“Es un movimiento impensado para Añelo. Tantos obreros igualan prácticamente la población estable del pueblo, que encima viene de duplicar sus habitantes en los últimos dos años por los comentarios acerca de Vaca Muerta. Por eso tenemos rutas colapsadas, rotas, y con una capacidad de viviendas y espacios muy deficitarias”, expone Díaz ante iProfesional.

Una muestra de lo acotado de Añelo reside en el mismo tamaño del pueblo, que ostenta una distancia de apenas 20 cuadras entre su centro y el límite del ejido urbano.

A eso hay que sumarle una capacidad hotelera y gastronómica mínima, lo cual también es visto como Díaz como un obstáculo que atenta contra el crecimiento inmediato del lugar.

“Cuando me preguntan por los restaurantes de Añelo, yo digo que hay muchas rotiserías y lugares de comida rápida. En hotelería también hay complicaciones. Ahora tenemos en desarrollo cinco proyectos de alojamientos que, parece, nos permitirán sumar 500 plazas al pueblo. Se trata de inversores de Buenos Aires y de la ciudad de Neuquén”, se sincera el funcionario.
Otro ejemplo de lo virgen que sigue siendo esa zona patagónica, más allá de los millones de dólares que oculta en su subsuelo, queda expuesto en el valor al que se cotiza la tierra local.

“La última ordenanza fijó el precio de las tierras fiscales, sin servicios ni infraestructura, en 150 pesos el metro cuadrado”, cuenta Díaz.

Sin embargo, fuentes locales aseguraron a este medio que en ciertas locaciones de Añelo el metro cuadrado se oferta a 25 pesos siempre y cuando se acredite residencia en el distrito y condición de vivienda única.


El plan para una ciudad nueva
Es tal la magnitud de lo pensado por las principales petroleras del mundo para esa zona de Neuquén que Díaz, electo por el Movimiento Popular Neuquino, ya puso en marcha un plan para consolidar la instalación de YPF y compañía en esa localidad.

La propuesta que impulsa el intendente, con respaldo de la gobernación de Neuquén y un inminente apoyo financiero de parte del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es tan ambiciosa como contundente: crear una nueva ciudad en torno al Añelo actual con capacidad para albergar hasta 50.000 habitantes.

Esa idea, volcada en un masterplan que ya lleva el nombre de “Añelo 2030”, también cuenta con el respaldo de YPF, que acercó al funcionario un equipo técnico especializado en desarrollar núcleos urbanos en torno a yacimientos petrolíferos.

“Queremos que el crecimiento sea planificado. Las estimaciones hablan de reservas en este punto que durarán al menos 50 años”, expresa Díaz.

“No tenemos problemas de disponibilidad de agua ni de energía porque la represa Cerros Colorados está a sólo 20 kilómetros del pueblo. Tenemos gas. Bueno, entonces lo que queda es hacer obras para levantar la infraestructura que nos permita dejar acá lo que genere Vaca Muerta”, agrega.

“Añelo 2030” contempla la creación de cientos de edificios públicos, plazas, barrios y calles. De acuerdo a los primeros trascendidos, la iniciativa contemplará la urbanización de 650 hectáreas para lo cual se hará efectivo un desembolso inicial de 2.000 millones de pesos.

Igualmente, medios neuquinos señalan que el desarrollo de la nueva ciudad ya comenzó. Y exponen, a modo de prueba, los 180 lotes ya delineados por la municipalidad añelense para ser base de viviendas que se financiarán con parte de los fondos que originará el acuerdo YPF-Chevron.

“Nos vamos a esforzar para formar los profesionales que demanden los no convencionales. Que sea una ciudad para los petroleros. Por eso ya estamos hablando con algunas universidades para que se instalen acá”, anticipa el mandatario.
Díaz se hace un momento para develar otro movimiento que, según su óptica, también puede leerse como indicio del cambio que vive Añelo.

Hoy contamos con una sola comisaría pero ya estamos trabajando para tener un nuevo destacamento. Se está pasando de 25 policías a un total de 40. Todo bien pensado. El proyecto de la ciudad nueva lo hacemos consultando siempre a los vecinos. No vamos a imponer un modelo ‘enlatado’”, enfatiza.


La polémica: fracking y agua
Consultado respecto del impacto ambiental derivado del fracking, la técnica que hoy se aplica en Añelo para extraer petróleo y gas no convencional, Díaz minimizó los riesgos.

“Es un tema sobre el que hay controversia porque falta información. Todo se hace a una profundidad tal que resulta imposible que se afecte la reserva de agua. Y, además, todas las perforaciones se hacen bajo continuos sellados para evitar los derrames”, asegura.

Prohibido en países como Francia –aunque la gala Total ya está instalada en Vaca Muerta para, precisamente, aplicar este procedimiento en Añelo–, el fracking refiere a una práctica que, para explicarlo de forma simple, consiste en perforar la roca del subsuelo que precede a los hidrocarburos mediante la inyección de millones de litros de agua, arena, y compuestos químicos a gran fuerza.

Según distintos reportes, el fracking se efectúa en dos a cinco días y luego el pozo inaugurado queda en operación por unos 15 años.
El problema es que se trata de una técnica cuyo impacto a largo plazo aún es desconocido, y que podría ser peligrosa debido a la magnitud de la fuerza utilizada, la cantidad de agua que se requiere y la presencia de sustancias tóxicas en el suelo.

Asimismo, otro aspecto que crea controversia reposa en la posibilidad de generar movimientos sísmicos que diversas organizaciones ambientales le endosan al fracking. Respecto del impacto bajo tierra, funcionarios neuquinos y ejecutivos de YPF aseguran que las fracturas que genera la práctica no superan un radio de 150 metros.

De acuerdo a lo que pudo averiguar iProfesional, en Estados Unidos aún se investiga si existe un vínculo entre el fracking y los movimientos telúricos, aunque distintos estudios realizados en el Reino Unido comprobaron que la práctica sí puede causar microsismos de hasta magnitud 3 en la escala de Richter.

A pesar de lo, en apariencia, tenue de estos temblores, un trabajo reciente de la BBC reveló que los expertos temen que la masificación de pozos no convencionales a futuro pueda generar problemas sísmicos realmente serios.

El uso del agua, en tanto, aparece como la otra arista polémica de la explotación que se está iniciando en Añelo. En ese sentido, desde Neuquén precisaron que YPF utiliza menos del 1% del caudal del río homónimo para llevar a cabo el fracking.


El respaldo de las empresas

Frente a los aspectos polémicos que rodean a Vaca Muerta –entre ellos, la potencial contaminación del agua potable de toda la zona–, Díaz denuncia la “intención de algunos sectores de tratar de imponer la desinformación”.

“El fracking se hace a más de 3.100 metros de profundidad, mientras que las napas de agua que utiliza el pueblo se ubican a 350, 500 metros. Es imposible que se de una contaminación. Además, la fractura que se hace tiene un radio de expansión muy chico. No se entiende que acá se están aplicando las mejores técnicas”, dice.

Un conflicto a resolver por parte de la provincia de Neuquén comprende a la resistencia de pueblos originarios como el mapuche a que se hagan extracciones hidrocarburíferas en tierras reclamadas por estas comunidades.

Díaz fue contundente: “Es cierto que es uno de los temas más conflictivos que todavía enfrentamos, pero también es algo deberán definir los gobiernos nacional y provincial. A tono personal puedo decir que antes que las raíces y los sentimientos del pueblo, a muchos de los que reclaman sólo les importa lo económico. Participar de este negocio”.

“La realidad es que en el pueblo hay una aceptación generalizada de lo que queremos hacer”, concluye, para luego exhibir como una prueba del horizonte al que se dirige Añelo los más de 70 convenios ya rubricados con petroleras de diverso tamaño, que se irán instalando en esa localidad durante los próximos meses.

Díaz, que irá por la reelección a fines de 2015, cerró la charla con iProfesional revelando que dialoga con otras 50 empresas, a las que intentará seducir para que se radiquen en el parque industrial del municipio antes de que concluya este mandato.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

No sólo glifosato: toda la cuenca del Paraná está contaminada con insecticidas y peligra la vida acuática

El glifosato produce cáncer: la Justicia condenó a Monsanto a pagar casi u$s300 millones en Estados Unidos por ocultar la toxicidad del herbicida

Por producir daño cerebral, la Justicia estadounidense saca de circulación al insecticida más usado en el agro argentino